8 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Mi primer día en el Sínodo:

Estoy expectante, como cuando visito un país nuevo, que no conozco la lengua, el espacio... ni nada. Calladito, me veo más bonito.
 
La Misa de inauguración de ayer con el Papa fue solemne, rica. Todo en latín, pero a mí me gusta el canto gregoriano, así que la disfruté porque hacía mucho que no vivía algo así. El Papa pasó en el "Papamóvil" a dos metros de donde yo estaba… ¡Qué fortaleza de hombre!
 
Hoy inició el Sínodo exactamente a las 9:00 de la mañana; presidido todo el día por el Papa, quien dio una motivación tan bella, no en latín, sino italiano. No leída, como se acostumbra, sino espontanea. Movía las manos, hacía gestos, usaba diferentes tonos de voz, para mostrar el kairós que estamos viviendo.

Me fascinó su alocución. Es muy doctrinal, pero sabe aterrizar y mostrar dirección para todos. Sala llena. No hay un asiento vacío. Mucho orden, organización detallada. Varias intervenciones en latín, pero como las dan escritas, las pude entender sin traducción… Pensé que estaba muerto lo que aprendí hace 50 años… no es así, gracias a Dios.

Todo el día y toda la tarde presentaciones, desde teólogos y no falta uno que otro profeta. Lo importante es la variedad que hay en la Iglesia. Cada Continente dio una visión panorámica de  lo que pasa en su región.

No es tiempo de analizar, menos juzgar... es sólo el primer día.

Es una maravillosa oportunidad para conocer mi Iglesia con sus luces y sombras, desde dentro. Que nadie me cuente; yo lo veo, lo siento...

Hospedaje
Es por jerarquía: Los Cardenales y personajes muy especiales están en "Santa Marta" dentro del mismo Vaticano. Allí fui a platicar anoche con S.E. Mons. Gerald LaCroix.

Yo no me quejo, desde mi ventana veo la Plaza de San Pedro... en cinco minutos llego a la Sala del Sínodo.

Lenguas
El 80% de los asistentes habla italiano, por lo que me puedo comunicar con ellos. Pero inglés, español y francés, también hay por todas partes.

José H. Prado Flores

*****************************************************

9 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Se comienza a sentir el trabajo duro en la Asamblea del Sínodo, que esta mañana estuvo presidida por el presidente delegado Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, México, donde está ubicada la Oficina Internacional de las Escuelas de Evangelización San Andrés.

A lo largo de la jornada hubo muchas intervenciones de los padres sinodales que, entre otras cosas, expusieron que a Iglesia en el Sínodo quiere buscar un nuevo Pentecostés. Las participaciones son de menos de 5 minutos y no pueden repetir temas. Se están tomando muy en cuenta los escritos de Benedicto XVI, del Beato Juan Pablo II, y especialmente del Papa Pablo VI.

José H. Prado Flores

*****************************************************

10 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Ha sido emocionante ver, durante estos días, la forma extraordinaria de trabajar del Papa: presente en las sesiones, siempre atento, tomando notas...

Jesús, un día en que sus apóstoles le contaban todo lo que habían hecho y enseñado, los sorprendió al decirles: “Vengan ustedes solos a un lugar deshabitado para descansar”. Porque eran tantos los que iban y venían, que no tenían ni tiempo para comer (Ver Mc 6, 30 – 31).

Este recuerdo del Evangelio, llegó hoy a mi mente al ver cómo el Vicario de Cristo irrumpió, sorprendiendo a todos los presentes en este Sínodo, sin escoltas ni ministros ni protocolos. Fue impresionante verlo llegar de esta forma: Pastor incansable, feliz y libre, haciendo lo que le toca hacer.

José H. Prado Flores

*****************************************************

11 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Esta mañana el Papa Benedicto XVI presidió, en la plaza de san Pedro, la Misa de apertura del Año de la Fe, que ha proclamado en ocasión del 50 aniversario de inicio del Concilio Vaticano II.

Fue muy emotivo el mensaje y la exhortación de Benedicto XVI, resaltando la necesidad actual de anunciar a Cristo, que es alegría y esperanza que libera del pesimismo en el desierto de un mundo sin Dios.

Ya en la asamblea del día de hoy, S.E. Mons. Lacroix, quien hasta hace poco fuera director nacional de la Escuela de Evangelización San Andrés en Canadá, tuvo una intervención.

Fue muy motivador escucharle hablar desde el corazón, sin tanta teología, acerca de la importancia de tener un encuentro con Jesús vivo para poder evangelizar; contó su propia experiencia, al recibir de sus padres el testimonio de haberse encontrado con Jesús. Ellos, primero tuvieron un encuentro con Jesús Palabra, que incendió sus corazones, y entonces fueron capaces de transmitirla no sólo de voz, sino con su vida, a cada uno de sus hijos.

José H. Prado Flores

*****************************************************

12 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Apertura año de la feAnoche la Plaza de San Pedro se iluminó. Miles de personas llegaron en una procesión con antorchas, celebrando los 50 años de la histórica noche en que dio inicio el Concilio Ecuménico Vaticano II. Fue maravilloso ver a tantas personas iluminadas por velas en el exterior, pero con esa luz encendida en el interior, la luz que produce la fe, don precioso de Dios.

Hoy se celebró ya la séptima Congregación general. Al término de la asamblea de la mañana, Benedicto XVI, almorzó con los viejos padres conciliares y los padres sinodales, en el atrio del Aula Pablo VI.

José H. Prado Flores

*****************************************************

16 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

José Prado en el SínodoEsta mañana me avisaron que se me otorgaría la palabra en determinado horario, cerca del medio día, y yo, por estar más presentable y visible, fui a cambiar mi ropa. Regresé a la sala del Sínodo y la asamblea transcurrió durante la mañana. Sin embargo, precisamente unos minutos antes de la hora de mi intervención (la cual sería en italiano y cuyo texto había pasado por una revisión del lenguaje para no decir unas cosas por otras), me di cuenta de que había olvidado mis lentes ¡y no veía nada!

Inmediatamente invoqué a Santa Cecilia, protectora de los “cieguitos” y al Espíritu Santo para que me "diera memoria", como decía mi abuelita Chencha…

Llegó la hora de mi intervención y, como no podía leer, tuve qué hablar de manera espontánea, ¡y en italiano!

Por fortuna, aunque al principio me sentí un poco nervioso, una vez que comencé a hablar, el Espíritu Santo me dio paz. Me sentí en confianza, y debido a la “forzada espontaneidad”, todo resultó mejor de lo esperado, hasta dije algún chiste que causó risas entre los presentes…

Esta experiencia, me hace pensar que, si bien Dios me ha ido transformando para ser más dócil al Espíritu Santo, ahora también se ha puesto de manifiesto con gran claridad que no son nuestras grandes o pequeñas cualidades en sí mismas las que causan los efectos de comunicación eficaz para anunciar el Evangelio, sino que basta con ofrecer nuestros panes y pescados, y Dios se encarga del resto.

José H. Prado Flores

****************************************************

17 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Hoy, quisiera compartirles un extracto del artículo escrito por Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, obispo de la Diócesis de Querétaro, con referencia a la invitación que nos fue hecha a dos mexicanos como auditores en el Sínodo de Obispos.

Un Párroco y un laico en el Sínodo

El Sínodo de los Obispos está a la mitad de su desarrollo con el tema de “La Nueva Evangelización para la transmisión de la Fe.
La gran mayoría de los expertos hispanos son académicos  o superiores de ordenes religiosas o responsables  de grandes diócesis o conferencias episcopales, sin embargo quisiera resaltar dos hermanos, entre otros, que son casos distintos: uno de ellos un Párroco, el P. Jesús Higueras y un laico, José (Pepe) Prado Flores.
Podría destacar por sus méritos a cualquiera de los invitados, sin embargo resalto la tarea de quienes he mencionado, porque acerca del primero he conocido su obra evangelizadora parroquial a través del Internet, el segundo porque lo conozco personalmente y es amigo, y agradecemos la obra evangelizadora que viene realizando en muchos países a través de las Escuelas de Evangelización San Andrés.

Un Párroco
El P. Jesús  está muy atento a escuchar las intervenciones sobre el ministerio sacerdotal de tantos hermanos Presbíteros que al final recibirán las bendiciones del Sínodo en una Exhortación Apostólica que ordinariamente el Santo padre envía después de cada Sínodo.
Don Jesús Higueras Esteban es sacerdote de la Arquidiócesis de Madrid, licenciado en Teología y párroco de Santa María de Caná en Pozuelo de Alarcón, una parroquia llena de vitalidad.
Recién elegido para participar en el Sínodo se le preguntaba al P. Jesús por qué los enormes frutos pastorales y el gran dinamismo de su parroquia y comentaba: “No hago tanto, hago lo que puedo, pero el secreto es la oración. Yo creo que el secreto es tener un tiempo diario para la oración, porque la actividad más importante que tenemos que hacer es estar delante del Señor. Esa es nuestra primera actividad. Y luego lo demás. Saber que no somos protagonistas de nada, que somos instrumentos”. Es un hombre, por tanto, que no solo habla mucho de Dios, sino que habla mucho más con Dios.
Creo que en su testimonio, que es el de muchos sacerdotes,  se sintetiza lo que un Padre Sinodal manifestaba: “Hay que hacer más… En concreto significa para los sacerdotes salir más allá de su confort. Pues los sacerdotes en cuanto ministros de una parroquia tienen garantizado el estado de bienestar. Si yo estoy bien, y estoy haciendo las cosas ¿qué más busco en la vida?”. Y justamente en Aparecida “se reivindica que no basta la pastoral de conservación” (Mons. Aguiar Retes).

Un laico
Los laicos también están presentes en el Sínodo, porque esta es la Iglesia, donde el rostro laical se tiene qué reflejar; ciertamente, quienes han sido invitados tendrán experiencias evangelizadoras qué compartir, como seguramente Pepe Prado lo está haciendo.
José H. Prado Flores, más conocido como Pepe Prado, es un evangelizador laico, escritor, fundador de las Escuelas de Evangelización San Andrés y predicador. Sobre todo, destaco lo más importante: su entrega, como buen discípulo de Jesús, de formar verdaderos discípulos en toda la Iglesia.
La presencia de Pepe Prado, por su infatigable ardor por evangelizar, será una contribución grande en el aula sinodal, ya que, aunque va como auditor, hay muchísimas oportunidades para que su voz se oiga, sea en las mesas redondas o en el dialogo con los participantes, especialmente de alguien que ha evangelizado en muchos países y con una relación fraternal con tantos Cardenales y Obispos.
Como él, muchos laicos en nuestras comunidades diocesanas y parroquiales tendrán mucho que compartir, especialmente su ardor creciente por ser discípulos misioneros.

El tema del Sínodo, la Nueva evangelización para la transmisión de la fe, abre de manera muy importante, la esperanza oxigenante para impulsar y tomar muy en serio y como un desafío universal la urgencia de Jesús: “Vayan y hagan discípulos…sepan que yo estaré con ustedes todos los días…”. Es una tarea de todos, el único que envía es el Señor Jesús, los demás tenemos que ir.

Mons. Faustino Armendáriz Jiménez

****************************************************

23 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Después de mi participación en el sínodo, varias cadenas televisivas me han entrevistado para conocer lo que hay detrás de esta presentación tan “especial y diferente”.

La primera televisora que me solicitó entrevista, es Canção Nova, de Brasil. Fueron dos entrevistas, ya que ellos están muy interesados en el desarrollo del Sínodo y quieren saber los frutos. Me preguntaron lo que yo espero de este Sínodo. Mi respuesta es que, más que un nuevo documento del Papa, sea una nueva forma de hacer evangelización. Que sea más bíblica, más cristocéntrica, con el poder y los carismas del Espíritu Santo, donde se le dé el lugar que tiene el Espíritu Santo en la Nueva Evangelización.

El día de hoy me entrevistó Valentina Alazraki, para Televisa (México), preguntándome sobre la novedad del Sínodo. Yo le dije que, en cuanto a contenido, es lo mismo de siempre, y espero que no se caiga en la tentación de querer insertar todo el catecismo y toda la doctrina de la Iglesia en la Nueva Evangelización. Le aclaré que la Iglesia de ninguna manera podría fracasar por el mensaje que transmite, pero sí está fracasando por la forma en que lo transmite. Me preguntó también sobre la novedad de los aspectos pastorales, y yo le respondí que son tantos que me han causado una indigestión doctrinal. Espero que esto no suceda en el documento final. Ella soltó una carcajada.
Después de haber terminado la entrevista me volvió a buscar para seguir hablando de la metodología para transmitir el mensaje.

También fui entrevistado por la Televisión Vaticana, quienes me preguntaron sobre la Escuela de Evangelización San Andrés, su Programa de Formación, la visión, la metodología y, especialmente, el papel del laico en la Nueva Evangelización. Yo les dije que los laicos tenemos el reto de aterrizar y hacer vida toda la teología y doctrina que se habla en el Sínodo. Comenté también que la gran ausente en este Sínodo es la Palabra de Dios. Hay más catecismos y libros de Documentos, e incluso libros personales, que Biblias. ¿Cómo se puede hacer así una Nueva Evangelización? Ellos se asustaron mucho con mis declaraciones. En cada una de las entrevistas he tenido la Biblia en la mano. Comenté también a la Televisión Vaticana que, si estamos contentos con la pesca, lo sigamos haciendo igual, que no necesitamos cambiar nada, no necesitamos nueva evangelización. Pero que si las redes están vacías, hay qué atrevernos a echarlas del otro lado, renunciando a nuestros esquemas y paradigmas que no dan fruto abundante.

Me preguntaron que qué era lo que más me ha impresionado dentro del Sínodo, les respondí que de eso no voy a hablar porque es confidencial, y yo no voy a traicionar la confianza que el Papa ha tenido en mí al invitarme al Sínodo.

Recibí también una invitación para una entrevista mañana, con la televisión francesa, que me han pedido les comparta mi participación en el Sínodo, porque ya ha corrido la voz de que salí del esquema y paradigmas tradicionales… y quieren saber quién es “ese laico que fue el primero que le dieron la palabra y que no leyó un escrito, sino que habló espontáneamente y con mucha alegría”.

Ya les contaré más adelante un poco más de lo que ha estado pasando por estos días, porque en realidad he tenido menos tiempo “libre” del que creí que tendría; pero cada momento, está siendo muy bien aprovechado.

José H. Prado Flores

****************************************************

24 de Octubre de 2012 - Desde el Sínodo de Roma.

Antes de partir a Roma, al Sínodo de Obispos, en la Oficina Internacional EESA estuvimos trabajando arduamente para tener disponible la información de las Escuelas de Evangelización San Andrés en diferentes idiomas. Gracias a la colaboración de directores y demás personas de las EESA en diferentes países, logramos imprimir los folletos informativos en once idiomas diferentes.

En días pasados, tuve la oportunidad de repartir esta “presentación impresa” de las Escuelas San Andrés a todos los participantes del Sínodo, quienes se han mostrado muy interesados en conocer más del trabajo que se está realizando en 63 países de los cinco continentes. 

Además, entregué un ejemplar del libro “Nuevos Evangelizadores para la Nueva Evangelización”, cuya versión en italiano apenas recibí hace algunos días.

Varios Cardenales y Obispos ya me han hecho comentarios muy favorables, pero especialmente me dicen que hay muchas cosas nuevas que ellos no sabían.

También he aprovechado el tiempo para diálogos personales, comidas y cenas, con otras personas de diversas instituciones, así como obispos y arzobispos.

Nuestro Arzobispo de Guadalajara, Emmo. Cardenal José Francisco Robles, siempre me saluda con mucha alegría, del mismo modo que yo a él.

José H. Prado Flores

****************************************************